Para cambiar de empleo en mitad de una crisis #HRTECH

¿Cómo un profesional se prepara para ese proceso? Lo primero de todo, merece la pena que se haga una reflexión. Hay que pararse a pensar detenidamente cuál es la meta que se quiere conseguir. Es decir, si ese cambio de empleo es voluntario, debe estar alineado con un objetivo profesional. En este sentido es importante preguntarse ¿qué se quiere/busca: un salario en términos económicos (mejor / más alto), o un salario más “emocional” es decir más beneficios sociales tipo teletrabajo, flexibilidad horaria, más vacaciones y conciliación familiar y/o también desarrollar una carrera profesional? En función de la respuesta, la actuación cambia aunque en todo caso con ciertas acciones comunes como son prepararse/capacitarse para asumir ese nuevo rol profesional. En el caso de un cambio de empleo de manera involuntaria, igualmente hay que plantearse adónde se quiere ir. Ver la situación como una posibilidad de reinvención y, sobre todo, como una oportunidad para “ponerse las pilas” en esas áreas a las que no se había dedicado tanto tiempo y que ahora que se busca empleo parecen imprescindibles.

– ¿Cómo actualizo mi CV? ¿Realmente me hace falta un CV?

La respuesta a la segunda pregunta es sí. Es cierto que tener perfil de LinkedIn es fundamental para que los reclutadores de áreas digitales te localicen. No en vano es la red social profesional por excelencia, pero aún así hay que tener actualizado el CV. Es muy importante que el entrevistador de un primer vistazo tenga claro qué aporta ese candidato, si es el perfil que busca y, sobre todo, qué busca la persona como trabajador. Hay muchos tipos de cv: cronológico, por áreas temáticas, mixto pero básicamente estos serían los campos a tener a cuenta la hora de elaborar un CV:

En primer lugar, recomendaría añadir un título que deje claro a qué tipo de puesto aspira el trabajador / su expertise así como un breve párrafo introductorio sobre su perfil. Aquí es clave conseguir captar la atención de la persona que está leyendo el cv así que hay que hacerlo de forma llamativa utilizando la técnica de copywriting.

Además, es muy importante que se añada no solo el nombre de la empresa, la fecha y el puesto desempeñado sino una descripción clara, sencilla y visual de las funciones así como de los resultados obtenidos en cada trabajo. A la hora de enviar un CV hay que adaptarlo a la oferta en cuestión para que contenga la información que requiere el puesto. En el caso de optar a puestos fuera de nuestras fronteras, es importante hacer esa investigación básica de tipo cultural para que el CV tenga el formato e incluya la información más idónea en ese contexto cultural. ¡Ah! No hay que olvidar incluir ejemplos de tus trabajos. Todo el mundo puede tener un portfolio así que recuerda revisar que los links que incluyas sean “clicables”. La mejor manera de demostrar es ejemplificar.

¿Qué habilidades harían que un candidato lograra un salario superior?

    1. La formación técnica específica del ámbito laboral en el que se desarrolle la actividad profesional (siempre hay que mantenerse actualizado e incluso ir más allá). La tecnología es muy cambiante y, por eso, siempre “hay que estar a la última” y muy pendiente de lo que demanda el sector en el que se vaya a trabajar. Si se está especializado en un lenguaje, herramienta o se domina un programa concreto que se demande en el mercado y pocas personas lo conozcan, se tiene mucha ventaja a la hora de conseguir o negociar un salario mayor.
    2. Hablar idiomas añade mucho valor al perfil. Ante procesos de internacionalización de una empresa o el contacto con clientes internacionales, hablar idiomas (básico el inglés) hace que ese trabajador/a sea menos prescindible que otros. Además, en estos tiempos en los que hay/habrá mucho demandante de empleo y puede que no tanta oferta que encaje con lo que ese trabajador busca, el inglés es otro filtro de descarte). Muchas veces encontramos candidatos muy buenos técnicamente pero lamentablemente se caen de los procesos por no tener buen nivel de inglés.De hecho, nosotros también entrenamos a candidatos con mentorías personalizadas en inglés.  
    3. No hay que subestimar las habilidades comunicacionales. Hay que pensar que todo es comunicación, por tanto, un trabajador capaz de conectar con sus interlocutores bien para explicar el proyecto de turno o para lidiar en el día a día con los clientes/proveedores desde la empatía y entendiendo las necesidades de cada uno de ellos añade mucho valor a cualquier empresa.

– ¿Dónde buscarías oportunidades laborales?

    1. LinkedIn sobre todo así como otras redes sociales. Se puede buscar trabajo de forma eficaz en LinkedIn “más allá de la sección de empleos” sabiendo cómo hacerlo.
    2. En los portales o agregadores de empleo específicos de cada país/sector.
    3. Seguir grupos profesionales en los que no solo se comparte conocimiento sino también oportunidades.
    4. El boca-oreja sigue siendo un buscador de empleo excelente. Acudir a eventos, meetup, hacer networking y por qué no, contactar de forma espontánea para ofrecerse como opción en caso de que surja una oportunidad.

¿Cómo preparar una video-entrevista? ¿qué harías y qué no?

En DyaDigital siempre hacemos una primera videoentrevista con el candidato antes de mandar el perfil a nuestro cliente. En ella, lo más importante a tener en cuenta lo resumiría en estos 4 puntos:

  1. Afronta la videoentrevista con la misma formalidad que si fuera presencial. Vuelve a leer la oferta de empleo para la que te han contactado. Hay que comprobar de antemano los dispositivos técnicos para que no surja ningún inconveniente y cuida la puntualidad.
  2. Respecto a la vestimenta, estudia los códigos de conducta de la empresa. Por eso es importante investigar un poco sobre la empresa antes de conectarte.
  3. Cuida el lugar que eliges para hacer la videoentrevista. Si tienes un espacio tipo oficina en casa genial. Si por el contrario careces de él, busca una pared lisa. Evita los ruidos y las interrupciones.
  4. Piensa que todo lo que muestras a tu interlocutor (incluso de forma involuntaria) da información adicional sobre ti. La imagen de un cuadro, el tipo de libros que muestras detrás, el orden o desorden (ojo con esas estanterías apiladas), las mascotas… todo por mínimo que te parezca puede aportar información que puede que no desees revelar a tu entrevistador. Para saber más sobre el tema recomiendo leer nuestro post en sobre errores a evitar en una entrevista online.

– ¿Cómo hacer el seguimiento tras la entrevista de forma eficaz?

Una de las cosas que nos caracteriza es que siempre damos feedback a nuestros candidatos después de una entrevista. Es cierto que en alguna ocasión nos retrasamos más de la cuenta porque no tenemos noticias del cliente pero aún así avisamos a los candidatos de que el proceso se está retrasando más de lo previsto. La manera más eficaz de hacer seguimiento es no mostrarse ansioso o acosar a la persona que te ha hecho la entrevista, pero si en un plazo prudencial de una semana no se han recibido noticias, no pasa nada por conectar y preguntar cómo va el proceso. La clave aquí es siempre mostrarse de manera correcta y profesional. Es más, hacer esto demuestra interés y te diferencia. Puede que finalmente no consigas ese puesto, pero el interés que demuestras puede hacer que el entrevistador se acuerde de tu perfil para otros procesos.

Marta Plaza Magro

Responsable Selección de Talento Digital & IT | Desarrollo Negocio de DyaDigital
Ir arriba